Saltar al contenido

Estudia Maquillador de Cadáveres y Tanatopractor

Maquillador de Cadáveres y Tanatopractor

En España se ha producido un interés creciente por estudiar esta disciplina para posteriormente trabajar de ello en el sector funerario, un sector que goza de estabilidad y cada vez más reconocimiento.

Básicamente, la actividad de un tanapractor, consiste en emplear una serie de técnicas para adecentar, conservar, restaurar y maquillar un cadáver.

Este trabajo requiere de gran habilidad en las manos y ser cuidadosos con el cuerpo, ya que se trata de una persona fallecida.

Este curso, es una de las miles de oportunidades que tiene el SEPE en su lista de estudios, lo puedes hacer gratis y aumentar tus ingresos mensuales.

El tanatopractor tiene que tener mucha persistencia para enfrentarse a cadáveres, entre sus labores está desinfectar y limpiar el cuerpo, según el tipo de muerte que ha sufrido la persona, las secuelas de la misma serán más o menos difíciles de disimular.

Cirugía post mortem

Cuando la persona en vida ha sufrido un cáncer grave y agresivo, suelen quedar huellas corporales como consecuencia de la cirugía y la quimioterapia.

Hay casos de accidentes de tráfico, donde se pueden haber mutilado algunas partes del cuerpo o del rostro.

Se emplea látex para reconstruir las zonas afectadas.

Posteriormente, viste al fallecido con la ropa elegida. Generalmente se trata de ropa formal o de ropa que traiga buenos recuerdos a la familia.

En el caso de hombres fallecidos, normalmente se realiza un afeitado antes de colocar a vestimenta.

Se peina el pelo, se pintan las uñas, se disimulan las ojeras o los moratones como consecuencia de la acumulación de sangre.

Finalmente, el último paso del procedimiento es aplicar el maquillaje, siempre preservando una apariencia natural de la persona, intentando que el aspecto sea lo más parecido al que tenía en vida.

El ámbito de actuación de la tanatopraxia, se puede dividir en tres partes diferentes pero que forman parte de un todo y no tendrían sentido la una sin la otra.

Las partes de un procedimiento tanatoestético son las siguientes:

Preparación del difunto

Se comienza realizando una observación del estado y las condiciones en las que se presenta el difunto.

Tras haber retirado dichos materiales, se procede a la limpieza y desinfección del cuerpo, haciendo especial hincapié en la cara, el pelo, las manos y las uñas, que serán las zonas más descubiertas durante el velatorio.

Una vez realizado esto, habrá que prestar atención por si existen algunas heridas, úlceras, golpes, hematomas, quemaduras, etc., para luego poder mejorar dichas imperfecciones desde el punto de vista estético.

Cuidados estéticos

Se debe suturar la boca, para que quede cerrada y con aspecto natural sin que parezca forzado, mediante una serie de técnicas específicas usando una aguja curva enhebrada.

Con respecto al maquillaje se aplica crema hidratante en la cara, sobre todo en los párpados y labios, ya que son las zonas que suelen quedar más resecas, dando ligeros masajes para mayor absorción de la crema.

Se maquillan las lesiones o imperfecciones producidas a causa de la muerte, y nunca maquillar marcas naturales como cicatrices o lunares, ya que son una seña de identidad del difunto.

Luego se procede al maquillaje del cuerpo, no solo la cara sino también el cuello y las manos, con polvos, base, pintalabios, coloretes, iluminadores, etc.

Por último, se peina al cadáver, de forma natural y conforme a la caída del pelo. Se puede usar un poco de laca, pero con cuidado.

Entonces, te vas a atrever aumentar tus ingresos mensuales en este curso del SEPE.

cursosepe2018.com ©2020. Todos los derechos reservados Aviso Legal Politica de Cookies Politica de Privacidad Contacto